domingo, 4 de mayo de 2008

A LOS HÉROES DEL 2 DE MAYO


A LOS HÉROES DEL 2 DE MAYO QUE LUCHARON POR LA LIBERTAD Y POR LA NACIÓN ESPAÑOLA, QUEDARAN EN EL OLVIDO DE LA HISTORIA SUBSUMIDOS EN EL ANONIMATO O SEAN RECORDADOS COMO LA COSTURERA MANUELA MALASAÑA.
La grandeza del levantamiento del pueblo de Madrid fue precisamente que fue el pueblo el que se levantó, con los errores que queramos pero con el corazón en la mano en defensa de su credo y de su libertad, escribiendo las más bellas y dignas páginas de la Historia de España.
Manuela Malasaña

Su figura se ha convertido en un símbolo del alzamiento del Dos de Mayo contra las tropas de Napoleón. Antonio Gómez Rufo recuerda su vida.
El escritor Antonio Gómez Rufo, que acaba de publicar la novela El secreto del rey cautivo, con la que ha logrado el Premio Fernando Lara de Novela 2005, ensalza en este número la figura de Manuela Malasaña, la joven costurera de quince años que falleció el 2 de mayo de 1808 en Madrid, durante los enfrentamientos del alzamiento del pueblo contra las tropas de Napoleón.
Según unas versiones, Malasaña falleció mientras proporcionaba cartuchos a su padre Juan Manuel, que desde su casa de la calle de San Andrés defendía las puertas del Parque de Artillería, ayudado por su mujer e hija. Malaña murió durante la refriega y el padre de la joven continuó haciendo fuego hasta consumir el último grano de pólvora. Según otra versión, la dueña del taller de costureras donde trabajaba Manuela no dejó salir a sus costureras hasta que al atardecer de aquel lunes cesaron los disparos. Camino a casa, la niña fue detenida por una pareja de soldados franceses que, al intentar seducirla, sin lograrlo, la fusilaron en plena calle. Se dice que ella defendió su pudor con unas pequeñas tijeras que llevaba en la labor de costura. Pagó con la vida.
Sea cual sea la forma en que murió, Manuela Malasaña se ha convertido en un mito y en todo un símbolo de la resistencia del pueblo madrileño contra las tropas francesas de Napoleón. Gómez Rufo, recuerda en este número la vida de la joven y recrea el ambiente de las calles de Madrid previo a la rebelión.
(del diario El Mundo)

1 comentario:

Alter ego (el otro yo) dijo...

Y este reconocimiento aproximadamente 5000 muertos y heridos que en aquella batalla y las siguientes supieron enfrentarse casi sin armas,apenas sin fuerzas, pero si llenos de coraje, valor y esperanza ante el invasor francés. Y que con su sacrificio hicieron que la lucha por la Libertad se extendiera por toda España, de Andalucia a Cataluña, de Asturias a Valencia hasta lograr expulsar de la peninsula a los franceses.
Saludos Jose Manuel.