martes, 13 de noviembre de 2007

VIOLENCIA EXTREMA


Toda persona de bien no puede por menos que sentirse preocupado por lo que viene sucediendo en los últimos tiempos con la violencia estúpida y sectaria de los ultras. La violencia nunca está justificada ni en el fútbol, ni en un vagón de los ferrocarriles catalanes, ni en una estación de metro, ni en una manifestación contra políticos, ni lanzando piedras a la policia porque no nos dejan "divertirnos" aunque agüemos el descanso de los vecinos ...

La violencia, dijo alguien, es una botella que lanzas al mar y que no se sabe donde va. Ciertamente es así, por lo que se trata de evitar que se llegue a producir, por eso no entiendo porque se toleran algunas manifestaciones bajo ningún concepto. Tampoco entiendo la connivencia de alguna izquierda con determinados grupos anti-sistema, ni la formación negada en valores y absolutamente sesgada que están recibiendo nuestros hijos.

Para ser justos, creo que tampoco se puede olvidar el papel de las familias, la laxitud y dejadez con que muchas de ellas ejercen su labor de padres me parece una irresponsabilidad.

Lamentablemente y mientras no se actúe en todos esos frentes iremos viendo episodios como el del domingo en el metro de Legazpi de Madrid, o en el área de servicio de Bérgamo, en Italia. Con consecuencias irreparables y destrozan o siegan unas vidas demasiado jovenes y por mucho por vivir como para perderse de una manera tan estúpida.

1 comentario:

Martin Almirón Ariza dijo...

Hoy desgraciadamente publican la noticia en El Punt la muerte del joven (residente en masnou) que recibió una puñalada en el macroconcierto de murcia aprox. un mes.Hasta la fecha de ayer estaba luchando por sobrevivir pero desafortunadamente no ha podido ser.
Le acompaño el sentimiento a sus familiares.
ESTO POR DESGRACIA VA SUMANDO A MAS.